Tras la reforma del Código Penal de 2015, ha cambiado el paradigma de las investigaciones internas y también sus consecuencias.

Las investigaciones internas no son un fenómeno nuevo en España, para nada. En el ámbito laboral, siempre han sido un instrumento para poder sancionar disciplinariamente irregularidades vinculadas al fraude de empleados. Sin embargo, tras la reforma del Código Penal de 2015, ha cambiado el paradigma de las investigaciones internas y también sus consecuencias. En efecto, desde que las personas jurídicas pueden ser penalmente responsables, las organizaciones pueden atenuar o incluso eximir su responsabilidad penal si colaboran con el Estado en la averiguación de los delitos cometidos en su seno.

Si quieres continuar leyendo este artículo escrito por nuestro socio director, Miquel Fortuny, en Economist & Jurist, el pasado 17 diciembre 2023, puedes clicar aquí.